<body text="white"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d4012198\x26blogName\x3dHernan\x27s+Blog+of+Hate!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://hatemachine.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://hatemachine.blogspot.com/\x26vt\x3d432510913833269451', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>





(:E cries at...


Hernan's Blog of Hate!

[ Thursday, June 09, 2005 ]

 

De los dibujos animados de la actualidad

Hola!! Hoy estoy reemplazando a hernan porque no ha podido escribir desde hace rato. Tengo 8 años y me gustan los dibujos animados: ren & stimpy, the simpsons, duckman, southpark, happy tree friends, la casa de los dibujos, VH1 Illustrated, y MTV tambien me gusta mucho, y como no se me ocurre de que hablar pues les voy a contar un cuento ojala les guste, lo consegui en internet, en una pagina llamada Cuentos del señor Garrison, dice asi:

PINGOCHO

"Gepedo era un viejecito carnicero que vivia muy muy solo en su propio antro. La razon era que no le gustaban las mujeres y por eso nunca se quizo casar. Por el contrario sentia una desenfrenada atraccion por los niños, pero desafortunadamente los niños le temian y lo llamaban "pervertido", él simplemente no entendía por qué, y siempre tuvo muchos inconvenientes. "Debi dedicarme a la vida sacerdotal" se repetia a menudo. Un dia, desesperado, se hizo un muñeco con huesos de la carniceria, y coloco un singular fémur en lugar del miembro. Parecia un jovende verdad. Le puso por nombre Pingocho.

- ¡Lastima que no puedas hablar...! ¡Nos divertiriamos mucho...! (Acercamiento a la mirada perversa del ancianito, con algunas verrugas peludas y bastantes barros)

De pronto, aparecio el hada del pais de la Ilusión (un hombre gordo, calvo y desagradablemente mal oliente) y quizo conceder a gepetto su deseo.

- ¿Quieres que tu muñeco Pingocho hable y corra como cualquier otro joven...? ¡Pues sea...! - y al decir esto, el hada tocó con su varita mágica (una pata gigante de mosca) al muñequito, que al momento empezó a correr y a saltar lleno de virilidad, ejem, vitalidad llamando "amo" a gepedo.

- Ahora, Pingocho - dijo el hada -, tendrás que ser bueno. Irás al colegio como los demás jóvenes, complacerás a tu amo en todo lo que te pida, y no mentirás nunca, pues cada vez que mientas, te llevarás una desagradable sorpresa... o/~ adio-os! o/~ (POOF!)

Al día siguiente, despues de una ocupada noche, Pingocho se dispuso a ir al colegio con su cartilla debajo del brazo. Por el camino, se encontró con unos niños que le dijeron:

- Hola, que raro eres, como te llamas? - Mi nombre es pingocho -. En esas pasa una jovencita de la aldea, todos silban y aullan como lobos hambrientos. Pingocho no entiende lo que sucede, pero nota que uno de sus huesos crece..

- Oye, te podemos decir "bones"? (huesos). Pingocho un poco nervioso replicó - Eehh.. Bueno. - Hola, Bones! -, dice la virginal jovencita y a Pingocho, sin enteder por qué se le enreda su lengua de hueso y no puede hablar, pero en cambio su hueso mágico crece y crece inexplicablemente.

- Pingocho, creo que el apodo apropiado para ti no es "bones", sino "boners"! (erecciones) -. Todos se rien y burlan del pobre Pingocho, quien achantado se retira. Una mujer gorda que habia observado todo lo saluda y le dice "Pingocho, quieres divertirte un poco? Vente conmigo a mm... al circo, eso es, al circo!!" y Pingocho, confundido, se fue con ella.

Era un circo extraño, el aire estaba enrarecido y las luces eran rojas, y habian mujeres desnudas bailando ante hombres, caballos, lobos, pollos y hasta moscas que deliraban de hormonas. El dueño del "circo" al ver aquel muñeco que se movía como un niño de verdad (y notar su hueso mágico que crecia sin parar), le hizo cantar y bailar en el escenario, junto a las otras chicas. Cuando acabó la función, y como Pingocho quería volver a su casa con Gepedo, lo encerró en una jaula para que no se escapase. Así pasaron varios meses. Pingocho lloraba y lloraba mucho, acordándose de Gepedo y de aquella noche que pasaron juntos, pero le daban pepas y lo mantenían a raya, hasta que un día el hada del país de la Ilusión vino en su ayuda. Se le apareció y, tocando la jaula con su pata mágica de mosca, sin saber cómo, Pingocho se encontró en la puerta de su casa. Gepedo se alegró mucho de volverlo a ver.

- ¡Pingocho, hueso de mi alma!... ¡Cuánto he llorado creyéndote perdido para siempre! ¿Donde has estado...?

Pingocho, maquillado y avergonzado, comenzó a decir mentiras y mentiras y, mientras hablaba, sintió que su hueso mágico crecía y crecía, lo mismo que sus orejas, que tomaron la misma forma que las de un burro. Pingocho se avergonzó tanto de su aspecto (Eeek!), que huyó de casa.

- ¡Pingocho, Pingocho, vuelve!... Yo te perdono. A mi no me importan tu nariz y tus orejas... (solo tu... ) ¡vuelve! Gepedo se dió cuenta que era un peligro que el jóven andara con ese aspecto por la calle, con ese hueso y esas orejas los costeños en el camino lo podrían confundir!

Pero no volvió. El bueno de Gepedo cogió un farol, pues era de noche, y salió en busca de su joven, mas no le hallaba por ninguna parte. Preguntó de pueblo en pueblo en todos los burdeles por él y siempre el mismo resultado: seguro todos habian visto su hueso, pero no lo habian visto ultimamente. Así llegó a la orilla del mar. Gepedo cogió una barca y se dirigió a la isla de la ganja, para ver si estaban allí Pingocho y su hueso. A mitad del camino, una enorme ballena se tragó al pobre Gepedo con barca y todo.

Mientras tanto, Pingocho, que estaba arrepentido y con todo el maquillaje corrido, había vuelto a su antro de casa pero lo encontró vacío. A través de rumores de sus travestis en las calles, y ofreciendo sus servicios a cambio, se enteró de la aventura de Gepedo y de que el barco en que éste viajaba se lo había tragado una ballena, tiñendo el mar de rojo y dejando tripas por doquier. "Mierda mataron a mi amo!!" exclamó con odio. Inclusive un hippie le intentó vender un pie, que había rescatado del mar, que al parecer era de su amo.. Pingocho no le compró el pie, pero si le robó una bolsada de marihuana, no sin antes arrancarle la tapa de los sesos y comerselo. Luego saltó lazo un rato con la columna vertebral del hippie.

Entonces Pingocho se hundió en el vicio, duró varias semanas en esas, hasta que un dia, sumido en un trance, se le apareció una bruja en sueños quien a cambio de favores le informó que Gepedo no estaba muerto, (andaba de parranda) que tenia que sacarlo de adentro de la ballena, antes de que fuera huesos por los ácidos de esta. Y, sin pensarlo más, decidió ir a salvar a su amo. Para ello, se embarcó con unos pescadores, quienes una vez mas notaron su hueso y le ayudaron a cambio de sus favores. Un día, de la traba, Pingocho cayó al mar y se hundía y se hundía... cuando de pronto... ¿qué diréis que pasó?

Pues que apareció la ballena y, ¡joder cabrón!, Pingocho, junto con muchas sardinas de colores áááácidos y looocos, se encontró en la barriga de la ballena y se reunió con Gepedo, quien estaba en huesos tambien. ¡Qué alegría se dieron los dos de encontrarse de nuevo! "Oye, pero tu hueso magico no es tan pequeño tampoco, oye" decia Pingocho de la felicidad. Para salir de allí, tuvieron una idea; se comieron a las sardinas acidas, se metieron los dedos en la garganta, y guasquearon tanto, pero tanto tanto.. que la ballena sintió un picor muy fuerte, tanto, que no pudo resistir y... La guasqueada fue tan terrible que consiguió desprenderse de aquello que le molestaba. Y allá que van, Gepedo en huesos, Pingocho con hueso, hasta barca y remos salieron, que en medio de una gran ola de vómito, fueron a parar a la playa.

Todos los turistas, bañados en vómito, celebraban y se tomaban fotos con los esqueletos vivos. Que va, con el hueso mágico, que era irresistible para ellos. Se armó un festín digno de Bob Esponja y el Marqués de Sade, con hamburguesas de animales muertos, alcohol, drogas, alucinógenos, sexo de todos los calibres y musica de B52's.

Una vez de vuelta a su casa, Pingocho comenzó a contar sus aventuras, cómo había desobedecido primero y mentido después. Prometió no ser malo y hacer cuanto le dijera Gepedo. Incluso.. eso! (ooooooooohhh!!) Apareció el hada, que le concedió una nueva oportunidad. Con su varita mágica, devolvió a Pingocho su aspecto normal, sin orejas de burro y con el hueso como el de cualquier otro niño..

Este detalle no gusto mucho a los invitados, quienes atraparon al hada y la acomodaron en la licuadora para luego prenderla en "GRIND". Todos bebieron y saciaron su sed de venganza, se alegraron mucho y pidieron a Pingocho que mintiera otro poquito. Pingocho fue muy feliz con Gepedo, y cada día que pasaba se parecía más a un joven de verdad, con vello, mocos, sudor y grasa, hasta que un día dejó de ser muñeco... y, eso sí, nunca, nunca más volvió a decir una mentira. Bueno, solo cuando era.. *necesario*.

Cuando se creció, se cambió el nombre a Rocco Siffredi y fue estrella porno por algunos años, con un registro de 1,300 filmes y unas 4 mil parejas sexuales antes de retirarse.

DE A


Y colorín colorado, este cuento se ha acabado."

Campanita, voltéame la página! *ding*

PD. Y pensar que cosas similares a esto son los dibujos animados que los niños de nuestra época ven..

PD 2. Cambié los nombres de los personajes por conflictos de copyright.

Hernán [12:00 AM] -


the hatemachine,
according to svigle