<body text="white"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d4012198\x26blogName\x3dHernan\x27s+Blog+of+Hate!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://hatemachine.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://hatemachine.blogspot.com/\x26vt\x3d432510913833269451', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>





(:E cries at...


Hernan's Blog of Hate!

[ Tuesday, July 13, 2004 ]

 

Del apocalipsis rosado

La máquina del odio fue la idea de 3 importantes mentes manipuladoras de finales del siglo XX, que aburridos de la ignorancia y la estupidez de su entorno se unieron de forma anónima (creando un personaje ficticio, Hernán, interpretado por un actor que figuraba en público adjudicándose las calculadas acciones del clan Hatemachine) para tratar de hacerle ver a los humildes de cerebro de ese entonces la realidad y retirar el velo cegador de conformismo y despropósito que tan meticulosamente habian tejido el gobierno, los grandes conglomerados, la industria de la musica y la television, la narcoguerrilla y los grupos fanáticos religiosos.

Las fuerzas eran equilibradas con cada comunicado, las mentes débiles comenzaban a razonar, a considerar otras posibilidades, a cuestionar el mundo y los hilos que lo hacían desenmarañable. El reto era exigente, debían practicamente escapar del callejón sin salida rasgando el muro con sus propias uñas, pero una luz de esperanza guiaba sus nobles acciones, que muchos otros jamás podrían comprender, esclavos de las modas, de la producción en masa, de la automatización de las prácticas humanas, del embotamiento inevitable que advenía.

Sin embargo todo cambió el día que apareció la cosa innombrable. Un ser completamente fantoche y almidonado que infundía en todo aquel que lo veía una fuerte sensación, ya fuera de total repulsividad, o de sumisión a su armonía pagana. La situación era grave, pues estos últimos terminaban, al cabo de unos pocos días, convirtiéndose de simples simpatizantes a marionetas de un poder inexistente, que apelaba a los propios sentimientos de ternura de la gente, elevándolos a límites mas allá de la cordura, hasta hacerles perder la voluntad y el libre albedrío. Era el inicio del apocalípsis y nada lo había detectado para tomar las medidas necesarias preemptivas sin reparar en costos, asi fuera hablando de vidas.

Las familias se dividieron en radicales desacuerdos, otros fueron forzados a unirse al culto al Idolo con forma de perro faldero hasta caer rendidos a sus pies, los que no lo hacían eran perseguidos y ejecutados. Eran fáciles de reconocer, pues todo aquél que se sometía al talismánico culto perdía el alma y sus ojos se tornaban blancos como nubes. Algunos se sacaban los ojos huyendo de los fanáticos. La resistencia se refugiaba en las alcantarillas de las ciudades, en ese entonces sin guía encontró un apoyo en el clan máquina del odio, quienes en pocos meses convirtieron dichos desagües subterráneos en tecnológicos cambuches post-apocalípticos, con toda la tecnología para fraguar la conspiración definitiva que liberaría a la raza humana de tan fetichista espejismo.

Usando dicha tecnología, los rebeldes se las arreglaron para sobrevivir algunos años, estudiando las opciones viables ante la situación mundial, hasta que un día intentando infiltrar los sistemas de seguridad de evil corp (uno de los mas grandes conglomerados del crimen organizado a nivel mundial, que alguna vez habían sido socios de negocios con la máquina del odio -haciendo lo posible sin importar el costo- y que había caido presa del nuevo culto y le había cedido su poder, sus tentáculos y las almas de quienes la dirigían), se encontraron con la más terrible falla de seguridad, o mejor, con un sistema completamente descuadernado, violado, con huecos por donde se le mirase, y muy desafortunadamente con información incompleta, destruída e inservible. Ante tal desastre solo quedaba una pista, en cada hueco habia una firma digital, ya fuera un perro completamente desquiciado con los ojos rojos, o un mensaje gráfico flotante con una cara sarcástica en la mitad y letras girando alrededor, que rezaban "I thought what I'd do was I'd pretend to be one of those deaf-mutes...". Indudablemente el rumor que rondaba era cierto, era la primera versión del más grande virus informático que la historia hubiera presenciado, chipie-raper v1, específicamente diseñado para someter a su voluntad a los más sofisticados sistemas de detección de intrusos y muros de fuego, y de esta forma tomar control sobre sensibles terabytes de información, para destruirlos, un ébola electrónico. Contactos se hicieron y el clan hatemachine unió esfuerzos a los de los creadores del chipie-raper v1, escondidos en un garage improvisado como refugio nuclear.

Ahora, cuando generaciones han pasado, el clan de la máquina del odio contando con una herramienta electrónica tan poderosa como un Yamato Gun y con uno de sus principales adversarios en crisis administrativa, financiera e informática, tiene una esperanza para terminar la era oscurantista de la cegadora luz y el despreciable ídolo rosa. La batalla continúa.

Hernán [11:55 PM] -


the hatemachine,
according to svigle