<body text="white"><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d4012198\x26blogName\x3dHernan\x27s+Blog+of+Hate!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://hatemachine.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://hatemachine.blogspot.com/\x26vt\x3d432510913833269451', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>





(:E cries at...


Hernan's Blog of Hate!

[ Friday, December 20, 2002 ]

 

Angelitos Empantanados (o Apología inversa de Cali)

¿Quién mejor para hablar de Cali que un ex-Berchmans? A continuación varias citas con respecto a Cali, por obra y gracia de Andrés Caicedo (qepd), quien estudió en el Colegio Berchmans de Cali aprox. 20 años antes que yo:

"El sol. Como estar sentado en un parque y no decir nada. La una y media de la tarde. Camino caminas. Caminar con un amigo y mirar a todo el mundo. Cali a estas horas es una ciudad extraña. Por eso es que digo esto. Por ser Cali y por ser extraña, y por ser a pesar de todo una ciudad ramera.

-Mirá, allá viene la negra esa.

(…) Pasa la negra-modelo. Mira y no mira. Ridiculez. Sus 1,80 pasan y repasan. Sonríe con satisfacción. Camina más allá y ondula todo, toditico su cuerpo. Se pierde por fin entre la gente, ¿y queda pasando algo? No, nada. Como siempre."

En Cali todo el mundo desfila. Y en donde sea. ¿Que sería de Cali sin el "qué dirán"? En Cali la gente sale a que la miren. Esta singular actitud ocasiona muchos fenómenos por ejemplo:

1. Los centros comerciales se la pasan repletos de gente que está fuera de los almacenes, por ahí sentada en cualquier piedra o banquito, o parada, pero siempre con alguien con quien hablar (rajar de los demás), porque salir a que lo vean a uno SOLO es en extremo vulnerable. Así que la gente sale a que la vean con alguien. Muy chicaneros. Así obtienen seguridad. Entonces, la gente sale a que la miren, opinen, y ya. Nada más.

2. A veces es difícil salir en Cali sin encontrarse con alguien (de quien rajar luego), porque es un pueblo grande. Los chismes evitablemente corren de boca en boca, de encontrón en encontrón. Se sabe de los compañeros del colegio que no se han visto en años. ¿Por qué? Mucho chisme. Les encanta, y en un pueblo donde solo hay cine y salsa ¿qué hace uno el resto del tiempo?

3. La feria de Cali es un fenómeno increíblemente estresante para los nativos, es la oportunidad de lucirse en un periódico, de que lo vean a uno a gran escala, de enmarcar el artículo para que lo vean por décadas. Pero vaya y embárrela. Y ahora peor, que salen fotos no solo en el suplemento especial del periódico "El país", sino en la web… O peor aún, vaya y pase algo, ¡y no esté ahí para verlo!

"Todo era igual las otras veces. Una fiesta. Algo en la cual uno trata desesperadamente de cambiar la tediosa rutina, pero nunca puede. Una fiesta igual a todas, con algunos seductores que hacen estragos en las virginidades femeninas (…) Una fiesta con numeritos que están mirando al que acaba de entrar, el tipo que se bajó de un carro último modelo. Una fiesta con uno que otro marica bien camuflado (…) Una fiesta con muchachas que nunca se han dejado besar del novio, y que por equivocación, son lindas. Y también con F. Upegui que entra pomposamente, viste una chaqueta roja, hace sus poses de ocasión y mira a todos lados para mirar miradas. Una fiesta con la mamá de la dueña de la casa, que admira el baile de su hijita, pero la muy estúpida no sabe, no se imagina ni siquiera lo que hace su distinguida hija cuando está sola con un muchacho, y le gusta de veras. Una fiesta donde los más hipócritas creen estar con Dios, maldita sea, y lo que están es defecándose por poder amacizar a la novia de su amigo… piensan en Dios y se defecan con toda calma mientras piensan en poder quitársela."

La gente en Cali tiene un problema. No se dan cuenta de que TODOS tienen los mismos patrones de comportamiento. Como le pasa a todos los gatos, que se lamen la pata y luego se limpian la cara, o que caminan estirados, con la cola como antena y rozando las piernas de todo el mundo. Podrían manipular masas con eso. ¿Cómo son iguales?

4. Ya sabemos que salen a la calle a "mirar miradas". Pero se visten igual, se comportan igual, hombres y mujeres, del más rico de ciudad jardín al más pobre de agua blanca. La ombliguera, el descaderado, las sandalias y la cadenita justo encima del tobillo. La camisa de leñador con jeans, correa café y zapatos apaches (entre más plata tenga el "mancito-vé", más grueso el material de la camisa. El de plata se pone camisilla también, o se pone camisa de seda, a lo Charlie Zaa, el trame (visaje) por encima de todo).

5. La mujer caleña es calienta huevos por excelencia. Muy cariñosita (e inocente) se va apoltronando encima del "amigo", acariciando por aquí y por allá, pero no toca el sexo (a pesar de que su actitud lo sugiere). Al final, se puede perfectamente parar e irse, y ya. La mujer caleña sale a que la vean conocidos y extraños, sale a mostrar, como todos los demás. Ver y no tocar. Por eso la salsa (y ahora el vallenato) tienen tanta importancia. Es el lugar donde se puede manosear luego de unos rones, y terminar tirando en la sexta, o en el Geisha.

6. La gente toda su vida se mueve alrededor de la misma gente. Siempre los mismos vecinos, amigos del colegio o del trabajo, las mismas ex novias, y ya. Entonces se cuadran entre ellos, se descuadran, pero vuelven, y las ellas son muy difíciles para con los novios, pero no cuando aparece alguien en una burbuja (toyota de traqueto). Pareciera que todo el mundo tiene su destino escrito. "Vos te la vas a pasar con tal, y vos con tal. Pero el pobre que se quedó sin pareja ¡se jodió!", diceun amigo. La única oportunidad que tiene de tirar un extraño en Cali, alguien sin contexto, es SI TIENE PLATA y COMO SE VE. Ahi llueven (a que las vean claro).

"Conozco un amigo que le da miedo pensar en él, porque sabe que todo lo de él es mentira, que él mismo es una mentira, pero nunca ha podido, puede, podrá aceptarlo. Sí, es un amigo que trata de ser fiel, pero no puede, no, lo imposibilita su cobardía."

7. Luego de que los grandes capos de la mafia cayeron, la gente tuvo que volver a salir con gente normal, y la plata escaseó en serio, pero se debía mantener la imagen a CUALQUIER costo. El caleño por lo general alardea de lo que no es, y de lo que no tiene. De una gran mansión en la que vive, de sus grandes amigos (que le darían la espalda en cualquier momento solo para sentirse mejores, y para ver qué cara pone), de una novia (que no se lo da, y que lo tiene para mostrarlo y que la vean con él), de sus múltiples experiencias "que vos no" (pura basura, allá rara vez se experimenta algo diferente), etc.

8. Mucho marica escondido por allá. Y también mucho marica en serio. En el momento menos esperado resultó alguien diciéndole a uno que buehh…

"…convénzase: por más que uno haga maromas en esta vida, por más que se contorsione entre las apariencias y haga volteretas en medio de los ideales, desemboca uno a la misma parte, siempre lo mismo… lo mismo de siempre. Pero eso no importa, no lo tome tan en serio, porque lo más chistoso, lo más triste de todo, es que usted se puede quedar tranquilamente, s u a v e m e n t e, d e f e c á n d o s e, p u d r i é n d o s e, p o c o  a  p o c o, t ó m e l o  c o n  c a l m a … ¡Calma! ¡Por Dios, tómelo con calma!"

Impotencia. Aquí voy Cali, a tratar de ponerme la máscara de la superficialidad conformista y cómoda, voy a lo mismo de siempre, a chipi-chape, unicentro y la nueva 14, a esperar a ver si pasa algo raro (debería saber que no va a pasar, pero no se pierde la verraca esperanza, ehh!). "Odio a Cali, una ciudad que espera, pero no le abre las puertas a los desesperados".

"Oiga, mire, vea, vengase a Cali para que vea...
Si se me acalora no mire la hora
Cómete un raspao y cuento acabao!"

(Todas las citas son del cuento "Infección" del libro "Calicalabozo" escrito por Andrés Caicedo.)

Hernán [5:53 PM] -


the hatemachine,
according to svigle